El pacto social, una negociación con una sola parte

Miércoles 29 de julio de 2009

P. Alonso. Abogado de CGT y militante de IA Zamora.

 En los últimos días estamos siendo testigos del capitulo correspondiente, del siempre nombrado, Pacto social entre empresarios y representantes de los trabajadores. Las circunstancias de este pacto, de este capitulo del pacto quiero decir, son una crisis de beneficios del sistema capitalista, que en el campo laboral ha mandado a mas de un millón de trabajadores al paro, estableciendo unas cifras de mas de 4 millones de trabajadores desempleados.

 Una vez más, mientras se van desarrollando las reuniones de dicha negociación, entre sindicatos CCOO y UGT (supuestos representantes de los trabajadores) y patronal, con la mediación del gobierno, somos testigos de cómo se nos explica el motivo de la búsqueda de tal acuerdo y su filosofía.

Podemos indicar que se nos refresca la memoria en base a una serie de ideas fuerza que debemos tener claro, los empresarios crean empleo y crean riqueza, debemos establecer un marco adecuado que les permita seguir adelante en esa función.

 Así mismo, se nos manifiesta claramente que estamos ante una negociación de la que el acuerdo tiene que ser de ambas partes, suponiendo que las dos estuvieran representadas, según quiere el gobierno. Colocándose en una posición de mediador, que a este que suscribe le lleva a entrar en la explicación de que es una mediación. La mediación, es un proceso en el que dos partes en conflicto generan el proceso y los resultados para pacificar tal situación, digamos que es una herramienta de solución de conflictos. La mediación, más famosa, es la familiar, en cualquier mediación las partes tienen que estar en posiciones de igualdad, no admitiéndose pociones de dominio, ni violencia, ni coacciones.

 Bien, pues, como la existencia de dos partes es evidente, aunque una no este representada en esa mesa, a parte del gobierno, estamos ante una situación, en la que la negociación parte de diferentes problemas de legitimidad y credibilidad;

 

PRIMERO, una situación de de desigualdad, desigualdad de origen, pues el empresariado es el propietario de las empresas, de los medios de producción, y los trabajadores necesitan trabajar en esas empresas para poder cobrar un salario que les permita subsistir. La igualdad ya esta rota.

 Pasemos a esta situación actual, con los despidos por parte de estos empresarios de miles de trabajadores, y la cantinela de que o se les dan las condiciones adecuadas o no podrán generar mas empleo, nos encontramos ante un argumento coactivo y amenazador.

 Las empresas son de los empresarios, los cuales deben dirigirlas y tienen la facultad de contratar y despedir, podemos irnos al Estatuto de los Trabajadores y nos encontraremos estos preceptos que nos indican claramente tal idea, art 5 sobre las obligaciones de los trabajadores o el art. 20 sobre la dirección y control de las empresas , art 20. 1 El trabajador estará obligado a realizar el trabajo convenido bajo la dirección del empresario o persona en quien éste delegue”.

 Bueno, esta claro quien dirige la empresa. Bueno, ahora vamos a otra reflexión, necesaria en estos tiempos, ¿por que una persona monta una empresa?, yo creo que tod@s estaremos de acuerdo que es para ganar dinero. Vamos a fabular: “Al principio es un negocio unipersonal, un autónomo y su trabajo, pero le salen mas trabajos y solo puede sacarlos adelante, si contrata gente y por lo tanto ya pasamos a la categoría de empresario, ¿podía haberse quedado con un trabajo que le diera para el solo?, si, pero ha preferido aumentar la realidad de la empresa y por lo tanto ganar mas dinero.

 Yo creo que es evidente que si un empresario ve que pierde margen de beneficios, o sea de sus ganancias, reducirá gastos, y uno de estos gastos puede venir del trabajador. Por lo tanto el trabajador, puede irse a la calle, lo mismo que podemos reducir gastos de gasolina, de papel, de dietas o de lo que sea.

 El despido con la modalidad de contratación de duración determinada, los 401, 402, o 501, 502 (a jornada incompleta) supone la posibilidad de indemnización de entre 8 días por año trabajado, sin explicación de ningún tipo.

 Bien, ya nos hemos puesto ante la realidad, una de ellas, si hablamos de los trabajadores fijos podemos indicar que cuesta mas dinero echarlos, pero los puedes echar, la realidad es que los despidos con gente de mucha antigüedad en las empresas cada vez es menor, la gente ahora tarda mucho en adquirir esas condiciones laborales. Además, ahora están los despidos objetivos, por problemas económicos, entre otros, vamos con 20 días de indemnización por año trabajado, te vas a la calle.

 Por lo tanto, ya nos ha quedado claro que no existe igualdad entre las partes. Bien, de hecho el propio derecho laboral burgués, funciona con un principio general, que establece que siempre que hay en algún procedimiento dudas, esta siempre favorece al trabajador, “in dubio pro operario”, por cuanto parte de la desigualdad del propio trabajador en esta relación contractual, digamos que estamos ante un principio de discriminación positiva.

 La falta de igualdad de las partes, vuelvo a insistir en el hecho de que si aceptáramos que existen dos partes, no puede por lo tanto llevar a una negociación correcta, por cuanto unos, los empresarios, son los propietarios de las empresas y los otros, los sindicalistas, representantes de los trabajadores, quieren que haya mayores contrataciones de trabajadores y en mejores condiciones, por ello siempre esta negociación con el empresariado esta perdida, a no ser que se haya forzado una realidad laboral de resistencia y de lucha que ponga al empresariado contra las cuerdas.

 Si no ponemos en duda el origen de su poder siempre negociaran a su favor, pues lo que tú cedes como trabajador, surge de una desigualdad e inferioridad de origen, ¿el trabajador que le va a ofrecer? O más producción, o más horas, o menos salario, o mayor facilidad de extinción del contrato. No hay otra.

 El Pacto social, en definitiva es una herramienta, de la era postmoderna, para la aniquilación por la vía pacifica de los derechos de los trabajadores. El pacto social, es simplemente la puerta que las fuerzas empresariales han encontrado para la búsqueda de la perdida de cualquier poder de resistencia de la clase trabajadora.

 En el actual pacto social, si nos damos cuenta, aunque el empresariado haya hablado de flexibilidad en el despido, tampoco ellos han hecho mucha fuerza con este tema, les interesan otra serie de elementos que todavía no los habían tocado lo suficiente en las anteriores fases, de este ataque a los trabajadores, del llamado pacto social, estos elementos son las cotizaciones a la seguridad social, que supone una reducción de los salarios de los trabajadores, hemos de recordar que esa parte es el salario bruto de un empleado y reducir la posibilidad de ir al juzgado por parte del trabajador en caso de despido.

 Si analizamos estas peticiones no podemos nada más que ser concientes de la debilidad del movimiento obrero, pues es un paso más en la estrategia continua de acabar con cualquier vestigio de derecho laboral.

 Al final, parece que no se ponen de acuerdo, pero es por la cantidad de dinero que se van a llevar los empresarios de los salarios de los obreros. Pues en ningún momento los sindicatos mayoritarios han puesto en duda tal medida.

 En definitiva la negociación del pacto social, vive un capitulo mas en una obra perfectamente estudiada desde hace ya mas de 30 años, de romper con cualquier posibilidad de resistencia de los trabajadores ante las decisiones del empresariado. Esto de moderno no tiene nada.

 Que podemos decir de los sindicatos, en realidad estamos ante sindicatos CCOO y UGT, que ya fueron reconvertidos en entidades de servicios, con plantillas de técnicos que dependen de las subvenciones de las administraciones, así como entidades formadas por liberados o contratados, por cierto en algunos casos no se les conoce trabajo antes de entrar a trabajar en los sindicatos, que en nada saben de la lucha en los centros de trabajo, en la defensa de los derechos laborales.

 El pacto social, es una herramienta que en nada favorece a la clase trabajadora, que nada saca en positivo, pues por ejemplo la supuesta ayuda de 400 y pico euros para los parados que se queden sin el paro, saldrá de las arcas del estado, arcas que son llenadas o bien, cada vez mas con un sistema impositivo regresivo, como es el de los impuestos indirectos, que lleva a pagar mas a los que menos tienen, o bien de las cotizaciones a la seguridad social, vamos del salario del trabajador.

 Son los empresarios los que están despidiendo en masa a todos esos trabajadores, que ya forman el club de los más de 4 millones de parados, o bien no contratándolos.

El pacto social no es la solución, la solución pasa por la apuesta por una política sindical autónoma de los supuestos intereses comunes entre empresariado y trabajadores, intereses que no existen y que son contrapuestos, y apostar por los intereses de la clase trabajadora, como clase con sus propios intereses y necesidades, al margen de los de un estado y una clase empresarial cuyo principio de funcionamiento siempre van en contra de los de la clase trabajadora, pues el empresariado tiene como principio los márgenes de beneficio y el control absoluto de la propiedad y dirección de los medios de producción o sea de las empresas.

 

SEGUNDO, problema de legitimidad y credibilidad. Seria conveniente que nos explicaran las cúpulas de los sindicatos CCOO y UGT, que piensan sobre la clase trabajadora, sobre su función seria en la sociedad, sobre la función en la creación de riqueza, convenientes que nos expliquen sobre su proyecto de sociedad. La realidad es que les parece bien ceder dinero de los trabajadores a los señores que despiden continuamente a miles de miembros de la clase trabajadora, la realidad es que les parece bien facilitar el despido, hacerlo mas barato, les parece bien congelar los salarios.

 Algunos diréis esas cosas ya las sabemos, pero creo que vivimos una época en la que hay que repetir conceptos e ideas, nunca debemos de dejar de repetirlas, ellos insisten continuamente en las suyas.

 Vamos a ver, ellos los llamados liberales, vamos los procapitalistas, dicen que los empresarios son los agentes mas activos de la sociedad, los creadores de riqueza y de trabajo, así mismo cuando se plantea facilitar el despido lo plantean por que eso facilitara a la empresa el desprendimiento de cargas económicas ( o sea personas), y así mismo junto con la reducción de las ayudas al desempleo, provocara el no fomentar la desidia de los trabajadores, así mismo se nos habla últimamente del absentismo laboral. Bueno en definitiva, si nos damos cuenta los planteamientos que ellos hacen son absolutamente ideológicos y profundamente cargados de enfrentamiento de clase, que parte de la idea de que o establecemos un escenario que provoque que el trabajador se sienta solo ante el empresario y dominado o no se dejara explotar, bueno y enfrente que tienen, pues unas cúpulas de CCOO y UGT, que desde sus posturas social liberales, están de acuerdo, y lo digo por cuanto no contraponen un proyecto alternativo que parta de la defensa de la clase trabajadora, como la verdadera generadora de la riqueza, como el verdadero motor de cualquier proceso económico y que lo único que hace a lo largo de ya muchos años, diríamos siglos, es sufrir el expolio que el empresario hace sobre la riqueza que ellos generan, vamos seria conveniente que recordaran que la plusvalía es un robo.

 Bueno en definitiva, nos encontramos ante un capitulo mas del continuo ataque que los enemigos de la clase trabajadora, realizan contra las conquistas que durante siglos se consiguieron.

 Por esto creo que es un pacto, en el que solo hay una parte, es conveniente que no confundamos los representantes con los representados, por cuanto en esa mesa no hay posturas ideológicas enfrentadas y todos ellos tienen claro que el principal agente protagonista es el empresario, y que gracias a su egoísmo, a todos nos ira bien.

 

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0